Seguro que si tenemos este caso en la puerta de nuestra casa, opinariamos lo contrario