Webcampista.com

mucho más que un foro

educación canina

txemi

locuaz
Copio y pego este comentario que encontré en otro foro, no publico su alias para que nadie cargue contra él pero este escrito lo comparto, defiendo y no lo podía explicar mejor por lo que este escrito lo hago mío.


La manía de humanizar a nuestros perros ha llegado al punto de trasladar conceptos fracasados de educación de los niños, al mundo canino. ¿A que me refiero? Al absurdo positivismo que recorre el mundo del adiestramiento o la etología y que en caso de no compartirlo te tachan de maltratador y retrogrado, pero nada más lejos de la realidad. Cierto es que como reclamo publicitario suena genial, nadie quiere que maltraten a su fiel amigo.
En primer lugar, hay que distinguir conceptos, no es lo mismo adiestrar que educar y ya va siendo hora de que esto lo tengan claro todos aquellos que se dedican a estos menesteres. Educar es hacer que un perro este perfectamente integrado en su mundo canino y en los comienzos del humano, mientras que adiestrar es enseñar a un perro a hacer cosas que no forman parte de su “alma” canina, todo aquello que se escapa de su naturaleza.
¿Cuál es la correcta forma de educar a un perro? Utilizar su lenguaje natural, lo que 15.000 años de evolución y adaptación al entorno han decidido como la forma correcta de realizar esta tarea, pero, como siempre, los seres humanos despreciamos a la naturaleza y nos trasformamos en arrogantes “dioses” decidiendo cual es la forma adecuada de realizar las cosa con innovaciones sin sentido, muchas veces fiados de supuestos gurús que a base de repetir miles de veces una mentira o un sin sentido, se acaba trasformado en verdad absoluta que no puede ser rebatida. A todos nos encantaría un mundo perfecto que se rigiese por el “buenismo” pero la realidad es tozuda y no para de darnos bofetadas continuas que nos hacen regresar a la cruda verdad e ignorar esta, siempre conduce a problemas serios, muy serios.
Es completamente fundamental entender perfectamente el lenguaje canino antes de intentar educar a un perro, lee, infórmate y pregunta (tu criador estará encantado de resolverte cualquier duda durante toda la vida de tu perro), es el camino para hacer las cosas bien. CORREGIR MAL ES TAN MALO COMO NO CORREGIR.
El periodo ideal para realizar la educación natural de un perro es entre el mes de edad y el año de vida, si el criador escogido para recoger tu cachorro es serio, ese periodo se reduce a seis meses (entre los 3,5 y 9) ya que el durante el tiempo que el cachorro a permanecido en sus instalaciones, le habrá fijado correctamente muchas del las bases de su educación. No obstante, siempre puede ser aplicada en perros adultos ya que cualquier mal comportamiento (salvo que existan problemas de salud o mentales) puede ser corregido en cualquier momento de la vida de un perro.
La educación natural se basa en cuatro reglas básicas:
•Corregir siempre el comportamiento no deseado siguiendo sus pautas naturales.
•Ignorar el comportamiento adecuado.
•Mantener una coherencia y constancia durante el periodo de educación con conceptos claros de lo que se puede o no se puede hacer.
•Darle una vida variada y adecuada de acuerdo con las características de cada raza o mestizo.
Este tipo de educación se basa en la observación continuada de mis Bullmastiffs, ellos no premian nunca el buen comportamiento se limitan a corregir cada vez que hay una conducta que no es aceptable para el grupo y siempre siguiendo unos pasos muy estrictos, primero una advertencia suave, después una advertencia seria y por ultimo la corrección, esto no significa que a un perro haya que pegarle, todo lo contrario, eso solo conduce a que te tenga miedo y se trasforme en un animal desequilibrado, en la naturaleza, la violencia gratuita no existe y esta solo ocurre cuando un perro muestra instinto predador o instinto sexual, el primero, lo obviamos siendo nosotros los que le alimentamos, con lo que ya tenemos ganada una posición dominante con ellos, somos su proveedor de comida y esto que puede parecer accesorio, es fundamental ya que en la naturaleza, los dominantes y conductores de la manada son aquellos que les proporcionan (o les niegan) el alimento por eso nunca es buena idea que mientras dura el proceso de educación tengan la comida a su libre disposición, tu se la das o se la quitas cuando quieras o te apetezca sin que haya ningún motivo aparente.
En cuanto al segundo, nunca deberíamos tener problemas ya que no somos rivales a la hora de “luchar” por el derecho a reproducirnos. Hay un último aspecto que puede generar conflictos y es la defensa del territorio, pero es fácil obviarlo si durante el periodo de educación hacemos el resto bien, es decir, nunca se presenta si somos capaces de hacerle entender que esa función nos corresponde a nosotros y no a ellos.
¿Cual seria la forma adecuada de reñir cuando se presente un comportamiento no deseado? primero un aviso “CHISSTT” si continua, NO seco, sin gritar y una única vez (si lo repites muchas, acabara aprendiendo que no tiene que obedecerte a la primera), después, si insiste, un toque con el dedo en la trufa, (suave, se trata de avisar no de hacerle daño), después si sigue insistiendo, si es cachorro, le coges del pellejo del cuello le levantas las dos patas delanteras del suelo y le das una sacudida (ligera, no se trata de zarandearlo, solo de indicar que no), seguramente chillara como si le estuvieses matando, no te preocupes, es solo un mecanismo de defensa que le ha dotado la naturaleza para evitar que le hagan excesivo daño, a él no se lo harás. Si el perro es adulto, bastara con darle un toque en el cuello (recordando siempre que no es para hacer daño) luego, durante un rato (de tres a cinco minutos) ignórale, haga lo que haga, pero sin sacarlo de la habitación y sin que deje de notar tu presencia, con este gesto, imitamos a un perro dominante que después de zarandear a otro lo trata como si no existiese.
En la naturaleza lo que ellos hacen es: primero gruñir (nuestro chisstt), si insiste, gruñir mas fuerte enseñándole los dientes (el NO), si insiste un ladrido seco con un bocado al aire (el toque en la trufa) y por ultimo, mordisco en el pescuezo.
El sometimiento de un perro, no debe realizarse nunca si no conoces bien el funcionamiento correcto, realizarlo mal es más peligroso que no hacerlo, luego… si no sabes hacerlo bien, no lo practiques nunca y no tendrás los serios problemas que se derivan de su errónea aplicación, si el resto de las cosas las haces bien, nunca tendrás que llegar a ese extremo y si notases que puedes llegar a necesitarlo por que no consigues el resultado adecuado, busca la ayuda de un profesional o del criador de tu perro.
La coherencia es el mejor arma (unida a la paciencia y la constancia) todo lo que es si, siempre será si y todo lo que sea no, siempre será no y esta regla básica, debe estar grabada con letras de fuego en la mente de TODOS los miembros de la familia humana, el no hacerlo se traduce en desorientación y en el “alargamiento” del periodo de educación. Nunca se deben perder los nervios o enfadarse en este proceso ya que un perro nunca hace nada para fastidiarnos, SUS ERRORES SON HONESTOS Y CASI SIEMPRE EL ERROR ES PROVOCADO POR NOSOTROS.
Otra de las grandes herramientas en la educación de un perro es intentar anticiparse a lo que va ha hacer, la mayoría de los comportamientos de un perro tienen fases o etapas, sobre todo aquellas que mas nos desagradan (agresividad, evacuación inadecuada, etc.), de esta forma al cortar el inicio del comportamiento evitamos que este se acentúe, por ejemplo, un perro que es agresivo con otros perros debería ser corregido en el mismo momento que empieza a fijarse en el otro perro (generalmente levantando las orejas) no cuando ya ha empezado a estar agresivo ya que en este ultimo estado es mas difícil conseguir que lo abandone.
El positivismo, es una buena herramienta para adiestrar a un perro, es decir, para enseñarle cosas que no forman parte de su comportamiento natural, tales como sentarse, tumbarse, hacer que rastree, agility, que nos traiga algo, etc… Ahora bien, a la hora de educar un perro, es un error su utilización, ignorar un comportamiento no deseado como un gruñido de amenaza es malo, en el lenguaje canino indicas que el que ha gruñido ha conseguido su objetivo, te amenaza y tu le aceptas como dominante, por desgracia, el instinto natural de un perro vive siempre en una pirámide social y su naturaleza le pide escalarla ya que de conseguir alcanzar la cima tendrá la posibilidad de perpetuar sus genes mediante la reproducción. ¿Se puede corregir un mal comportamiento mediante el positivismo? No siempre, mientras que utilizando su lenguaje natural, mientras no haya otros problemas veterinarios, SIEMPRE se corrige y en un periodo muy breve en el tiempo, mientras que con el positivismo, el periodo para solucionarlo alarga muchísimo el numero de sesiones necesarias para conseguir resultados (quizás esa sea la causa de su utilización). Tambien hay que tener en cuenta que el método natural, respeta al perro y su carácter, mientras que el positivismo, le impone mediante el condicionamiento un determinado comportamiento.
 

Majorcar

timid@
Muy buen... artículo? charla? lo que sea pero me parece excelente. Acabo de darme cuenta que no lo hacemos bien con nuestra perra, tiene año y medio y por lo que dices creo que estamos a tiempo, pero lo hacemos mal en cuanto a corregirla cuando empieza a ladrar para llamar la atención, molesta (pero cada vez menos) cuando estamos comiendo y cuando llaman al timbre o pasa alguien por delante de la ventana se vuelve loca ladrando. Incluso cuando viene mi marido o mi hijo se pone a ladrar (otro tipo de ladrido) y no para hasta que no le abro la puerta para que salga a recibirlos, a veces hasta se hace un poco de pipí. Así que dicho lo dicho creo que tengo que buscar ayuda verdad?
Gracias otra vez.
 
Arriba
© 2004-2019 Webcampista.com